Blogia

PyFG

MARCHA MUNDIAL DE LAS MUJERES- 2015

MARCHA MUNDIAL DE LAS MUJERES- 2015

La MMM surge de una primera Marcha del Pan y las Rosas, organizada por la Federación de Mujeres de Quebec, que se inició con 850 mujeres y reunió en su último tramo a 15.000, en 1995.

A lo largo de 2015 no sólo se realizará la caravana europea. El 24 de abril hay una convocatoria mundial (24 horas de acción feminista en el mundo) en memoria de las víctimas del centro textil Rana Plaza, en Daca (Bangladesh), donde murieron en 2013 más de 240 trabajadoras. En junio se realizará un encuentro subregional en Nairobi (Kenya, Uganda, Sudán, Etiopía, Burundi, Tanzania y Ruanda).  En septiembre saldrá una caravana que recorrerá Quebec, y en octubre está prevista una caravana mesoamericana con destino Panamá, coincidiendo con el IV Encuentro Regional de las Américas.

La MMM llegará a Barcelona el 25 de septiembre para seguir por la cornisa cantábrica y bajar a Portugal.

Una acción internacional de VISIBILIZACIÓN y de características totalmente novedosas, que viaja por las reivindicaciones de las mujeres haciendo realidad aquella premisa de Naciones Unidas: “Nada de lo humano es ajeno a las mujeres.”

 

UNA CARAVANA FEMINISTA RECORRE EUROPA POR LOS DERECHOS DE LAS MUJERES

Artículo de BERTA CAO


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 libros y recursos gratuitos sobre feminismo

Se va acercando paulatinamente un nuevo verano, época en la que dicen se tiene más tiempo para leer en papel.

No hace mucho descubrí a Montserrat Barba Pan, la cual hace un trabajo de compilación extraordinario sobre documentos de todo tipo relacionados con el Feminismo y su historia.

Hoy os traigo unas sugerencias que nos hace precisamente para aprovechar esos tiempos extras que nos trae el buen tiempo.

Imprescindible. Espero los disfruteis.

LECTURAS PARA EL VERANO

LAS BACANTES

Las Bacantes.La danza y los ritos de fertilidad

 

Las Bacantes. Eran mujeres griegas adoradoras del dios Baco, Dioniso o Bromio.  

 La unión de Baco con el dios Pan le dio un giro feminista debido a los ritos de fertilidad.

Las bacantes  realizaban ceremonias secretas en su mayoría prohibidas a los varones.

 

MUJERICOLAS

CLARA CAMPOAMOR

En 1931, la mujer puede ser votada, pero no ir a votar. Habrá que esperar al 19 de noviembre de 1933, tal día como hoy hace 80 años


" Señores diputados, he pronunciado mis últimas palabras en este debate. Perdonadme si os molesté, considero que es mi convicción la que habla; que ante un ideal lo defendería hasta la muerte; que pondría, como dije ayer, la cabeza y el corazón en el platillo de la balanza, de igual modo Breno colocó su espada, para que se inclinara en favor del voto de la mujer, y que además sigo pensando, y no por vanidad, sino por íntima convicción, que nadie como yo sirve en estos momentos a la República española"

CLARA CAMPOAMOR

 

«Creo que lo único que ha quedado de la República fue lo que hice yo: el voto femenino».1959

 

Cortesía de CIUDADMUJERES.COM


AUTOESTIMA COLECTIVA: Una estrategia

AUTOESTIMA COLECTIVA: Una estrategia

 

 

Todas las mujeres no somos idénticas.

Las Mujeres solo somos iguales respecto del trato y consideración que recibimos de la Sociedad, compartimos unas consecuencias idénticas derivadas del modelo social que pretende inmovilizarnos e impedir nuestra emancipación definitiva, nuestra mayoría de edad, para así evitar enfrentarse a la responsabilidad de controlar sus propias vidas y asumir de una forma adulta y efectiva las ventajas e inconvenientes de vivir en igualdad.

 Trabajando con Mujeres del “medio rural” de la Comunidad de Madrid, escuchándolas defender sus ideas, observando el efecto que sobre ellas tenía aquel material tan bien preparado, aunque fuera de su área inmediata de interés, se me ocurrió que tal vez deberíamos aplicarnos, las Mujeres como colectivo sometido a un mismo modelo interesado, las leyes que deben seguirse para conseguir vivir sin tener que pedir perdón por cada acto de afirmación, sin ahogarnos en la agonía y el miedo cada vez que nos negamos a ser tratadas con desconsideración, sin necesitar justificarnos cada vez que hacemos algo que está bien para nosotras aunque al resto no acabe de gustarle.

 Las Leyes de las que hablo son las de una buena AUTOESTIMA.

 Dicen las mencionadas leyes, que es requisito previo para conseguir vivir sin miedo ni fantasmas, tener un conocimiento honesto de una misma.

 Trasladado al contexto de lo colectivo, es fácil deducir que uno de nuestros primeros objetivos debería ser tratar de establecer las condiciones comunes a la vida de las Mujeres a la vez que desechamos prejuicios y creencias que mantienen la enemistad entre nosotras.

 La segunda recomendación nos dice que debemos aceptar serenamente lo que somos.

 Varias son las acepciones que el diccionario le dedica a la palabra serenidad. De entre todas, la que mejor se ajusta a lo que necesitamos es la que alude a un ambiente despejado, no contaminado, “libre de nubes”. O lo que es lo mismo, debemos aceptar de una forma sosegada, para mejor diseñar soluciones, la posición que la sociedad nos adjudica y las posibilidades de modificar esta situación desde el respeto a nuestras necesidades e intereses.

En tercer lugar nos avisan de la importancia, para la emancipación, de tener la responsabilidad de la propia vida.

 Yo creo que si, que ya llegó el momento de abandonar costumbres arcaicas y dejar que sean otros los que decidan constantemente lo que debemos hacer, decir, pensar, amar, incluso comer. No alcanzaremos realmente nuestra independencia mientras sigamos aceptando leyes, normas y recomendaciones que han sido pensadas e impuestas por aquellos que no son nosotras y nunca nos preguntaron.

Y para terminar, debemos tratarnos de una forma amable y comprensiva.

 Aparte de que esta es una verdad de las llamadas de “perogrullo“, sinceramente creo que todas nosotras sabemos de las dificultades reales de las Mujeres para conseguir sobrevivir sintiéndonos anuladas en lo personal merced a la manipulación que se hace de lo colectivo.

 Decía al principio que las Mujeres como individuos somos únicas, irrepetibles e insustituibles. Como tal también estamos sometidas a muchas influencias y circunstancias que han marcado definitivamente nuestras posibilidades de comprensión y de acción concreta.

 Cuando una causa nos parece justa, no nos paramos nunca a pensar en las individualidades que conforman esa causa.

 No perdamos de vista nuestra causa, que hoy por hoy es una de las más necesitada de apoyos incondicionales, aunque solo sea porque estamos hablando de más de la mitad de la población mundial.

m.d. chillida y aparicio

PyFG

LA PARIDAD COMO BIEN PÚBLICO

La paridad como bien público

Mientras que el PP obtuvo una amplísima mayoría absoluta, sus diputadas representaron el 36,6% de su grupo parlamentario

El 77% de las Secretarías de Estado y el 72% de las Subsecretarías, Secretarías Generales y Delegaciones del Gobierno recaen en hombres

Cuanto más pequeño es el pastel, más reducida es la porción que corresponde a las mujeres

El nivel local sigue siendo el más masculinizado, con tan sólo un 17% de alcaldesas electas en 2011

Cuanto más pequeño es el pastel, más reducida es la porción que corresponde a las mujeres.

 

ARTÍCULO COMPLETO

Tania Verge.


MADRES DE CINE .... entre la ausencia y la caricatura

" Pensemos en la trilogía de la “Guerra de las Galaxias” con su cohorte de padres buenos, malos, iniciáticos, a los que hay que imitar, combatir, seguir... Pensemos en Superman ¿quién posee y quien le trasmite el legado de Klipton, su planeta de origen? Pensemos en El señor de los anillos (y preguntémonos de paso: ¿nunca se cansan de acaparar el protagonismo, de encontrarse tan interesantes?) ... "

 

 

 

 

Pilar Aguilar: Madres de cine: entre la ausencia y la caricatura: Se publicó en Las mujeres y los niños primero. Discursos de la maternidad . Editoras A. de la Concha y R. Osborne. pág. 179- 200.

CARMEN CASTRO ... joven y más que sufientemente bien preparada.

LKSTRO EN TEDxvlcwomen

VENGO DESDE EL AYER - Poema. Jenny Londoño

VENGO DESDE EL AYER

Vengo desde el ayer, desde el pasado oscuro,
con las manos atadas por el tiempo,
con la boca sellada desde épocas remotas.
Vengo cargada de dolores antiguos
recogidos por siglos,
arrastrando cadenas largas e indestructibles.
Vengo de lo profundo del pozo del olvido,
con el silencio a cuestas,
con el miedo ancestral que ha corroído mi alma
desde el principio de los tiempos.
Vengo de ser esclava por milenios.
Sometida al deseo de mi raptor en Persia,
esclavizada en Grecia bajo el poder romano,
convertida en vestal en las tierras de Egipto,
ofrecida a los dioses de ritos milenarios,
vendida en el desierto
o canjeada como una mercancía.
Vengo de ser apedreada por adúltera
en las calles de Jerusalén,
por una turba de hipócritas,
pecadores de todas las especies
que clamaban al cielo mi castigo.
He sido mutilada en muchos pueblos
para privar mi cuerpo de placeres
y convertida en animal de carga,
trabajadora y paridora de la especie.
Me han violado sin límite
en todos los rincones del planeta,
sin que cuente mi edad madura o tierna
o importe mi color o mi estatura.
Debí servir ayer a los señores,
prestarme a sus deseos,
entregarme, donarme, destruirme
olvidarme de ser una entre miles.
He sido barragana de un señor de Castilla,
esposa de un marqués
y concubina de un comerciante griego,
prostituta en Bombay y en Filipinas
y siempre ha sido igual mi tratamiento.
De unos y de otros, siempre esclava.
de unos y de otros, dependiente.
Menor de edad en todos los asuntos.
Invisible en la historia más lejana,
olvidada en la historia más reciente.
Yo no tuve la luz del alfabeto
durante largos siglos.
Aboné con mis lágrimas la tierra
que debí cultivar desde mi infancia.
He recorrido el mundo en millares de vidas
que me han sido entregadas una a una
y he conocido a todos los hombres del planeta:
los grandes y pequeños, los bravos y cobardes,
los viles, los honestos, los buenos, los terribles.
Mas casi todos llevan la marca de los tiempos.
Unos manejan vidas como amos y señores,
asfixian, aprisionan, succionan y aniquilan;
otros manejan almas, comercian con ideas,
asustan o seducen, manipulan y oprimen.
Unos cuentan las horas con el filo del hambre
atravesado en medio de la angustia.
Otros viajan desnudos por su propio desierto
y duermen con la muerte en la mitad del día.
Yo los conozco a todos.
Estuve cerca de unos y de otros,
sirviendo cada día, recogiendo migajas,
bajando la cerviz a cada paso, cumpliendo con mi karma.
He recorrido todos los caminos.
He arañado paredes y ensayado cilicios,
tratando de cumplir con el mandato
de ser como ellos quieren,
mas no lo he conseguido.
Jamás se permitió que yo escogiera
el rumbo de mi vida
y he caminado siempre en una disyuntiva:
ser santa o prostituta.
He conocido el odio de los inquisidores,
que a nombre de la “santa madre Iglesia”
condenaron mi cuerpo a su sevicia
o a las infames llamas de la hoguera.
Me han llamado de múltiples maneras:
bruja, loca, adivina, pervertida,
aliada de Satán,
esclava de la carne,
seductora, ninfómana,
culpable de los males de la tierra.
Pero seguí viviendo,
arando, cosechando, cosiendo
construyendo, cocinando, tejiendo
curando, protegiendo, pariendo,
criando, amamantando, cuidando
y sobre todo amando.
He poblado la tierra de amos y de esclavos,
de ricos y mendigos, de genios y de idiotas,
pero todos tuvieron el calor de mi vientre,
mi sangre y su alimento
y se llevaron un poco de mi vida.
Logré sobrevivir a la conquista
brutal y despiadada de Castilla
en las tierras de América,
pero perdí mis dioses y mi tierra
y mi vientre parió gente mestiza
después que el castellano me tomó por la fuerza.
Y en este continente mancillado
proseguí mi existencia,
cargada de dolores cotidianos.
Negra y esclava en medio de la hacienda,
me vi obligada a recibir al amo
cuantas veces quisiera,
sin poder expresar ninguna queja.
Después fui costurera,
campesina, sirvienta, labradora,
madre de muchos hijos miserables,
vendedora ambulante, curandera,
cuidadora de niños o de ancianos,
artesana de manos prodigiosas,
tejedora, bordadora, obrera,
maestra, secretaria o enfermera.
Siempre sirviendo a todos,
convertida en abeja o sementera,
cumpliendo las tareas más ingratas,
moldeada como cántaro por las manos ajenas.
Y un día me dolí de mis angustias,
un día me cansé de mis trajines,
abandoné el desierto y el océano,
bajé de la montaña,
atravesé las selvas y confines
y convertí mi voz dulce y tranquila
en bocina del viento
en grito universal y enloquecido.
Y convoqué a la viuda, a la casada,
a la mujer del pueblo, a la soltera,
a la madre angustiada,
a la fea, a la recién parida,
a la violada, a la triste, a la callada,
a la hermosa, a la pobre, a la afligida,
a la ignorante, a la fiel, a la engañada,
a la prostituida.
Vinieron miles de mujeres juntas
a escuchar mis arengas.
Se habló de los dolores milenarios,
de las largas cadenas
que los siglos nos cargaron a cuestas.
Y formamos con todas nuestras quejas
un caudaloso río que empezó a recorrer el universo
ahogando la injusticia y el olvido.
El mundo se quedó paralizado
¡Los hombres sin mujeres no caminan!
Se pararon las máquinas, los tornos,
los grandes edificios y las fábricas,
ministerios y hoteles, talleres y oficinas,
hospitales y tiendas, hogares y cocinas.
Las mujeres, por fin, lo descubrimos
¡Somos tan poderosas como ellos
y somos muchas más sobre la tierra!
¡Más que el silencio y más que el sufrimiento!
¡Más que la infamia y más que la miseria!
Que este canto resuene
en las lejanas tierras de Indochina,
en las arenas cálidas del África,
en Alaska o América Latina.
Que hombre y mujer se adueñen
de la noche y el día,
que se junten los sueños y los goces
y se aniquile el tiempo del hambre y la sequía.
Que se rompan los dogmas y el amor brote nuevo.
Hombre y mujer, sembrando la semilla,
mujer y hombre tomados de la mano,
dos seres únicos, distintos, pero iguales.


Jenny Londoño (1952). Poeta, ensayista y cuentista ecuatoriana.
Este poema obtuvo el primer premio en el concurso de poesía “Gabriela Mistral”, realizado por el Club Femenino de Cultura, el Ministerio de Educación y la Embajada de Chile, en Quito, Ecuador,

MADRES DE LA CONSTITUCIÓN

GRACIAS A TODAS !!

FOTOGALERÍA Y BREVE BIOGRAFÍA.

Carlota Bustelo: Primera directora del Instuto Estatal de la Mujer

NUEVOS RETOS.....

REDIFUSIÓN

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

INVISIBLES

INVISIBLES

INVISIBLES - Igualdad de Género from ATTAC.TV on Vimeo.

FEMINISMOS, una mirada feminista sobre las vanguardias.

EXPOSICIÓN REINA SOFIA: Visitas gratuitas

DIDACTICA 2.0. MUSEOS EN FEMENINO

 

ONU MUJERES: No más violencia contra las mujeres

En la mira: Acabemos con la Violencia contra las Mujeres.

La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más generalizadas. En algunos países, hasta 7 de cada 10 mujeres sufrirán golpes, violaciones, abusos o mutilaciones a lo largo de sus vidas.

#25N en SOL ....

 

19 NOVIEMBRE. DIA INTERNACIONAL DE LAS NIÑAS

 

 

 

Sobre mujeres imprescindibles .....

MUJERES PARA LA RAE ....... a vueltas  con el tema de las cuotas.

 

En este camino del feminismo, una se encuentra con mujeres imprescindibles. Por lo que ya todas sabemos estas mujeres no suelen ser conocidas por el "gran público". Su vida, sus aportaciones, su trabajo, su creatividad, su genio y la importancia de su compromiso para el avance y consolidación de los derechos de todas se queda en un ámbito restringido, lo que no condiciona en absoluto su importancia y su imprescindibilidad.

Entre ellas hoy quiero destacar a Marisa Soleto. Hoy tocaba hablar de la RAE y del alcance y necesidad de las cuotas, como siempre impecable. Los "fans" de Marisa en este blog de El Mundo en el que ella es una de las voces de "mujeres con voz", dan la medida de lo "incomoda" que resulta a quienes no evolucionan, y con un impudor digno de mequetrefes, pretenden rebatir sus siempre documentadas y fundamentadas opiniones.

Os dejo el artículo  y una entrevista a fin de que la conozcais un poco mejor. Merece mucho leerla. Yo tengo la suerte de estar entre sus amigas.

Gracias siempre compañera.

Marisa Soleto . Entrevista digital. El Pais

 

EL ABORTO EN EL MUNDO

IMPRESCINDIBLE: Guttmacher Institute

Se estima que 40 millones de abortos tendrán lugar en el mundo en desarrollo este año. La mayor parte de estos procedimientos serán clandestinos e inseguros, cobrando un terrible precio en vidas de mujeres.

Cada año, 47,000 mujeres mueren a causa de abortos inseguros y millones más resultan heridas, algunas de manera grave y permanente

 

DECIDIR NOS HACE LIBRES: El Aborto en el mundo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

DETECCIÓN Y ATENCIÓN, DESDE LOS SERVICIOS SOCIALES, A MUJERES VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

 


"SER MUJER es un factor de riesgo. Las personas que desde los Servicios Sociales tienen la responsabilidad de proponer acciones informativas y de

sensibilización para la prevención del problema, así como atender o recibir la demanda de amparo en primera instancia, necesitan conocer la magnitud e implicaciones, tanto personales como sociales y culturales, que la violencia de género acarrea sobre las mujeres agredidas"

Campoamor y el voto femenino by A. Valcarcel

Campoamor y el voto femenino by A. Valcarcel

AMELIA VALCÁRCEL  01/10/2006

Alcalá Zamora es jefe de Gobierno en 1931. Está en el Parlamento. Lo contempla, pensativa y esperanzada, una diputada menuda y muy conocida, Clara Campoamor. Está sentada en su escaño, pensando en los "alvéolos del futuro". Más exactamente, en el feminismo y los tales alvéolos. Allí, se lo dijo el propio Alcalá hace unos años, está esperando la igualdad de las mujeres, y, como son lugares lejanos, irá para largo. Pero Clara Campoamor ahora, en este día, ve que esa misma persona, ahora jefe del Gobierno, está a favor del voto femenino. El futuro se está haciendo presente. Es el 1 de octubre de 1931. Se va a continuar el debate y se va a votar el artículo que habla de los derechos electorales.

Campoamor ya trae a cuestas un par de meses de debates, que han sido intensos, pero que ha ido ganando. No ha faltado un solo día a la Comisión Redactora y conoce también lo que los grupos apoyan. Los derechos políticos de las españolas están, por fin, al alcance de la mano. Dos mujeres, que no podían elegir, han sido elegidas, para un Parlamento de 465 diputados.

Campoamor ya sabe olfatear el ambiente. Ventea que algo no va bien. Entradas, salidas, señas, corrillos, risas... Más tarde escribirá: "El primero de octubre fue el gran día del histerismo masculino dentro y fuera del Parlamento, estado que se reprodujo, quizá aún más agudizado, el primero de diciembre. Esta manifestación nerviosa se localizó anchamente en las tres minorías republicanas y acusó manifestaciones agudísimas personales en diputados a quienes creíamos más serenos. Se extendió a toda la prensa, de izquierdas y no de izquierdas".

Con ambiente tenso y ánimo caldeado, la Cámara bulle. Campoamor espera. Todo el mundo pone la luz sobre ella y la identifica como valedora del derecho de las mujeres al voto. Tiene apoyos; los ha contado y cultivado. Tiene enemigos; los conoce y ya ha argumentado contra sus posiciones. Es buena dialéctica, incluso muy buena.

Ha salido de Malasaña, huérfana, con una madre costurera y una abuela portera; se ha puesto a trabajar a los 12 años, primero en talleres de modistería, de peque, después de dependienta de mercería. Y sola ha ido estudiando, aprendiendo, formándose. Ha sido primero empleada y recorrido España por oficinas de telégrafos y pensiones; después maestra de adultos en Madrid. Ha hecho el bachillerato como ha podido, pero en dos años, los mismos que le lleva acabar la carrera de Derecho cuando tiene 35. Sin familia que la promocione, hecha a sí misma, y, como se va a dar cuenta inmediatamente, sin grupo político propio que la respalde. Porque, mientras ella mira a Alcalá Zamora y piensa, casi divertida, en los alvéolos de futuro, aquí y ahora hay una gran estrategia en marcha. La otra diputada, Kent, ha pedido intervenir.

"Es significativo que una mujer como yo se levante a decir a la Cámara, sencillamente, que creo que el voto femenino debe aplazarse. Que creo que no es el momento de otorgar el voto a la mujer española: lo dice una mujer que, en el momento de decirlo, renuncia a un ideal". La verdad es que, después de esta sorpresa, y andados ya muchos parlamentos, la estrategia es archisabida: que sea una mujer quien se oponga a los avances feministas. Pero en 1931 era nueva. La Cámara estira las orejas. Desconcierto y chacota: ¡sólo son dos y no están de acuerdo! Así son ellas, como de antiguo se sabe.

En el fondo del asunto un frente cerrado contra los derechos políticos de las españolas, representado por una diputada que consigue vivas y aplausos a medida que desgrana su postura. No se opone al voto, sino a la oportunidad: que voten las españolas cuando estén maduras para ello, que ya se verá.

Campoamor tiene que dejar de ensoñarse en los alvéolos de futuro. Aquello, aunque lo venteara, no se lo esperaba. Es nuevo e inaplazable. Tiene que hablar, tiene que defender el voto, templadamente, como si no percibiera la puñalada. Habla, escribirá después, "bien a su pesar". Ya sabía que llevaba la bandera del sufragio y que ésta resulta pesada; pero tendrá que oponerse a una Cámara cuyo nivel baja continuamente, entre interrupciones, abucheos, bromas de dudoso gusto y esporádicos aplausos. "Yo ruego a la Cámara que me escuche en silencio; no es con agresiones y no es con ironías como vais a vencer mi fortaleza; la única cosa que yo tengo aquí ante vosotros que merezca la consideración y acaso la emulación es defender un derecho a que me obliga mi naturaleza, mi tesón y mi firmeza". Y agrega: "Es un problema de ética, de pura ética, reconocer a la mujer, ser humano, todos sus derechos; sólo aquel que no considera a la mujer ser humano es capaz de afirmar que todos los derechos del hombre y el ciudadano no deben ser los mismos para la mujer que para el hombre".

Pero, como se habla de oportunidad, se acoge a las estadísticas: españoles y españolas están parecidamente, pero ahora las españolas salen del analfabetismo más deprisa, porque quieren cambiar y tener otra vida, porque confían en la nueva política, porque tienen esperanza. Y la plenitud de los derechos políticos es el seguro cierto de que alcanzarán la equidad de los civiles, de que tendrán oportunidades: no se juega sólo el voto, se juega toda una forma de entender la justicia entre los sexos.

Fue una sesión larga que tuvo además sucesivas vueltas al estribillo. En este tema, los que perdían nunca se daban por vencidos. Alargaron la agonía hasta diciembre. Campoamor, agotada, vio como terminaba la de aquel día con una apretada victoria de 40 votos. Llevaba muchos años en esto y marchó a prepararse para la siguiente. A ella esa victoria le costó primero su carrera política y un solitario exilio después. Nunca se arrepintió. Escribe: "Digamos que la definición de feminista con la que el vulgo pretende malévolamente indicar algo extravagante indica la realización plena de la mujer en todas sus posibilidades, por lo que debiera llamarse humanismo".

Amelia Valcárcel es catedrática de Filosofía Moral y Política de la UNED y miembro del Consejo de Estado.

Artículo publicado en El Pais

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres